Ribeiras do Morrazo nueva IGP para el vino gallego

IGP Ribeiras do Morrazo

Ribeiras do Morrazo ha quedado inscrita definitivamente en el registro comunitario como Indicación Geográfica Protegida, tras aparecer publicada en el Diario Oficial de la Unión Europea. El reglamento entrará en vigor a partir del 30 de enero.

Es una buena noticia para sus productores, que podrán beneficiarse de esta certificación, que permite a los consumidores disponer de una información clara y sucinta sobre su origen, lo que ayudará a las ventas del producto, mejorando los ingresos del agricultor y los trabajadores de la zona.

Aunque la cosecha de 2017 ya se pudo etiquetar bajo este nuevo sello, pues disponía de una protección nacional transitoria otorgada por la Consellería do Medio Rural. Así se completa, con satisfacción por todas las partes implicadas, un proceso iniciado en 2014.

Además de para Bueu, la protección se aplica a vinos cosechados en los municipios pontevedreses de Cangas, Moaña, Marín, Pontevedra, Redondela, Vilaboa y Poio. Se trata de vinos blancos y tintos con una graduación alcohólica moderada, destacando los aromas de frutas, con una acidez equilibrada.

El cultivo de estos vinos se realiza en una zona con clima oceánico, con unas 2.100 horas de sol al año, temperaturas suaves y unas precipitaciones de 1.400 a 1.900 milímetros anuales. Las vides cubren terrenos de laderas con suaves pendientes, mientras que el estrato del suelo es moderadamente ácido y permeable. Otra de las características es la necesidad de realizar el embotellado en origen, lo que permite garantizar las características de calidad del producto.

Entre las variedades de uva, tienen su base fundamental en dos: albariño y caíño blanco. Y se añadirán a la mezcla: godello, loureira y treixadura para los blancos. Mientras que los tintos serán las variedades de brancellao, caíño tinto, pedral y mencia.

Estas certificaciones son muy importantes también en el marco de los acuerdos comerciales de la UE. Por ejemplo, en el caso del acuerdo con Canadá (CETA), firmado en 2017, se eliminan los aranceles aplicados al 98% de los productos que la UE intercambia con este país, y se protegen especialmente, 143 indicaciones geográficas europeas.

Sé el primero en comentar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*